• Jashiel García

Qué hacer para amar tu trabajo


Hay una triste realidad que a muchas personas les cuesta admitir. No aman su trabajo. Les puede gustar, pero de ahí a amarlo, hay un mundo de diferencia. Cuando te gusta tu trabajo haces lo que se espera de ti, cuando amas tu trabajo superas las expectativas que se tienen sobre ti. Hay una serie de razones que pueden justificar el que no ames tu trabajo, pero no amar tu trabajo es algo que impactará de manera negativa tu calidad de vida y el logro de tus metas. Por esa razón, el día de hoy te quiero compartir tres consejos muy sencillos para empieces a sentir amor por tu trabajo.


Consejo número 1: Comprende que trabajas para ti.

Entiendo que quizá la empresa en la que estés no sea la mejor o que el Jefe que tienes no sea un gran líder. Pero si quieres amar tu trabajo debes comprender una cosa. ¡No trabajas para ellos, trabajas para ti! En el momento en el que comprendes eso, tu trabajo toma una nueva dimensión. No importa que tan rutinaria o aburrida sea la tarea que te toque desempeñar, siempre la harás con amor, poniendo el mayor empeño porque el resultado de tu trabajo habla sobre ti.

Consejo número 2: Míralo como un medio, no como un fin.


Imagina por un momento que no tuvieras trabajo. ¿Qué áreas de tu vida se verían afectadas? ¿Podrías poner comida en tu mesa, pagar el colegio de tus hijos, cubrir la renta de la casa o tomar esas vacaciones tan deseadas? Probablemente no. Tu trabajo es el medio que te permite poder hacer todo eso y más. Aprécialo por eso y verás como poco a poco el amor por tu trabajo empieza a crecer. Haz una lista de todas las cosas que puedes hacer gracias a tu trabajo y léela de vez en cuando para que empieces a sentirte agradecido por tenerlo.


Consejo número 3: Enfócate en los aspectos que si amas.


Estoy casi seguro que no todo de tu trabajo te disgusta. Quizá no te guste llenar reportes, pero si acudir a las reuniones de planeación. Quizá aborrezcas atender a los clientes, pero te apasione el desarrollo de nuevos productos. Entiendo que puede haber cosas sobre tu trabajo que no disfrutes, pero eso no lo hace un mal trabajo. Haz una lista de todas las cosas que te gustan de tu trabajo y otra de las cosas que no te gustan. Encuentra forma de pasar más tiempo haciendo las primeras y busca la manera de delegar las segundas. Si lo haces, empezarás a amar más a tu trabajo cada día.


Lo sé. En ocasiones amar el trabajo que nos toca hacer no es muy sencillo, pero es posible si sigues los tres consejos que te compartí el día de hoy: 1.- Comprende que trabajas para ti, 2.- Míralo como un medio, no como un fin y 3.- Enfócate en los aspectos que si amas.


Si te gusto este artículo, dale like, compártelo entre tus conocidos y suscríbete a mis redes sociales. Te lo voy a agradecer muchísimo.


Se despide tu amigo Jashiel García y recuerda…


¡Lo primero que debes hacer para alcanzar tus sueños, es… Despertar!

Jashiel García es Conferencista y Autor de los Libros “Actitud de Triunfador” y MotivACCIÓN. Con Maestría en Administración y Liderazgo. Se especializa en Actitud Positiva, Liderazgo y Equipos Altamente Motivados. Su filosofía personal y profesional se basa en 3 pilares: 1.- Todos tenemos un Gran Potencial, 2. El Activo más valioso de cualquier Organización es su Gente y 3. Cualquier habilidad puede ser aprendida si tienes la Actitud correcta.